Las señales de contagio de cualquier enfermedad dependerán únicamente de la misma. En este caso la enfermedad de Lyme tiene una forma de contagio que es particularmente conocida, la garrapata del ciervo. Este pequeño animal es el medio de transporte principal de este padecimiento, pudiendo ser un agente infeccioso en las diferentes etapas de su vida.

Esta garrapata es la primera portadora de la bacteria denominada Borrelia burgdorferi. Esto tiene como consecuencia de que al picar a un ser humano, y algunos animales, se les contagie la enfermedad. El microorganismo entra en el cuerpo cuando la garrapata pasa un tiempo pegada a la persona, más de 24 horas.

Este animal suele vivir en los ciervos, de allí su nombre precisamente. Aunque también es importante señalar que han sido detectada en ratas, de manera más improbable. De hecho algunas especies pequeñas son portadoras de la bacteria, pero no tiene ningún efecto en las mismas. Solamente a través de la garrapata, y solo en ciertas fases de su vida, es que se desarrolla y trasmite.

Los arbustos, matorrales o la hierba alta en general son de los lugares preferidos de este animal. Por esta razón al realizar actividades en zonas con este tipo de características se deben tomar ciertas precauciones. Esto incluye sitios como bosques o campos, pero también a los parques en algunas ciudades.

Al contrario de lo que se cree, no solo los estadounidenses tienen la posibilidad de contraer la enfermedad. Existen regiones en Europa y Asia en donde se han contabilizados casos específicos de la enfermedad de Lyme. Por esta razón ya no es un malestar que se asocie a una zona en específico. Aunque si es cierto que en distintas regiones de América del norte se han encontrado un mayor número de garrapatas.

Enfermedad de Lyme por vía sexual

La ciencia cada día se actualiza mas con respecto a ciertas enfermedades y este es uno de esos casos. Recientemente se han hecho estudios que han determinado que la enfermedad de Lyme puede que también se contagiada por vía sexual. Esto quiere decir que la garrapata ya no es la única culpable del contagio.

Aunque todavía existe mucho que hablar con respecto este tema, como por ejemplo su modo de supervivencia en el organismo. El conocer sobre este tema en específico ayuda a enfatizar en cuanto a la propagación por pacientes infectados. Igualmente es una forma de prevenir y conocer con respecto al modo de vida de la bacteria en general.

Igualmente es importante aprender a reconocer los síntomas iniciales, para saber que se posee la enfermedad. De esta forma si el contagio por vía sexual resulta ser verídico se pueden tomar las respectivas medidas. De igual manera hay que tener presente que no son casos confirmados y que la ciencia todavía tiene mucho que avanzar al respecto.

Esto último no quita la importancia de una constante actualización, sobre todo aquellos habitantes de las zonas mayormente afectadas. La enfermedad de Lyme puede contagiarse a cualquier persona y enfrentarse a ella no es una tarea fácil.