La enfermedad de Lyme es un padecimiento ocasionado por distintas bacterias, encontradas principalmente en la garrapata de patas negras. Este parásito puede hallarse en distintos animales como perros y gatos, aunque también los hay en ganado y otras especies. La especie que mayormente es portadora del microorganismo infeccioso es el venado o ciervo.

Las probabilidades de contraer esta enfermedad aumentan según la zona en donde se habite. Los lugares con mayor índice son los que poseen grandes cantidades de hierba alta como campos, granjas y bosques. Anteriormente se creía que solo había garrapatas infectadas en los Estados Unidos, actualmente se comprobó también las hay en Asia y Europa.

Es importante reconocer los síntomas de la enfermedad de Lyme, sobre todo si se ha estado expuesto. De esta forma se podrá atacar más rápido el padecimiento con antibióticos y de esta forma librarse del mismo. La idea es que no evitar que los síntomas se prolonguen y pasen a una segunda etapa más complicada.

Síntomas al comenzar la enfermedad de Lyme

  • Erupción: El primer síntoma relevante es la erupción que sale en el lugar de la picada. Puede comenzar como un bulto rojo pequeño, en señal de que se ha afectado la zona. Posteriormente, entre el tercer y décimo día, se propaga la erupción alrededor del área. Por esta razón se va tornando la piel de un color rojo, con el paso de los días.
  • Fiebre: A causa de la infección ocasionada por la bacteria el segundo síntoma más recurrente es la fiebre. La misma es acompañada por escalofríos y dolor de cabeza.
  • Dolor articular y muscular: Las articulaciones se ven afectadas en gran medida por la infección, ocasionando dolores y molestias. La hinchazón también es un síntoma recurrente que acompaña a los distintos dolores.
  • Nauseas o Vomito: Otros síntomas recurrentes de la enfermedad de Lyme son los asociados a los procesos del sistema digestivo.

Luego de treinta días

Problemas del corazón: Latidos del corazón irregulares o dolores en este órgano son síntomas menos frecuentes. A pesar de esto pueden presentarse y ocasionar mayores riesgos dentro del padecimiento.

  • Rigidez y artritis: A partir de los dolores en ciertas zonas del cuerpo se pueden generar padecimientos de mayor índole. Uno de ellos es la rigidez en el cuerpo, impidiendo su movilidad. Otra consecuencia que puede aparecer, sino es tratada a tiempo, es la artritis.
  • Funcionamiento de otros órganos: Los órganos principales como hígado, cerebro, ojos y pulmones también se pueden ver afectados por la enfermedad. En este caso se genera inflamación o fatiga en señal de que existe un problema en el organismo.
  • Parálisis facial: Aparece luego de un mes de avanzada la enfermedad.
  • Problemas neurológicos: La pérdida de memoria, cambios de humor y falta de sueño son señales inequívocas de la enfermedad. Estos síntomas son una muestra de un punto crítico dentro de la misma.

La enfermedad de Lyme es un proceso por el cual se puede salir fácilmente si es tratado a tiempo. Lo más recomendable es asistir al especialista y comenzar el tratamiento antes de que los síntomas empeoren.